Estabilización de taludes

estabilización-de-taludes

Vértice Vertical™, realiza dentro de sus actividades el apoyo en la estabilización y consolidación de taludes y terraplenes.

Las actividades que realizamos, relativas a este área, son:

  1. Saneamientos preventivos en taludes:

Los saneamientos preventivos en taludes y volúmenes rocosos, suelen ser mediante técnicas manuales y trabajos en altura con posicionamiento mediante cuerdas. Las herramientas más habituales con las que se trabaja son palancas, martillos, gatos mecánicos e hidráulicos y morteros expansivos.

  1. Mallas de triple torsión en taludes:

La malla de triple torsión para protección de taludes, está constituida por una serie de alambres tejidos en torsión, formando un hexágono alargado en el sentido de una de sus diagonales que le confieren una gran resistencia a la rotura.

Su función principal es, la protección de los pequeños desprendimientos, como sistema de protección de taludes rocosos, para la protección de las vías de comunicación contra caídas de piedras, desprendimientos, deslizamientos de suelo, etc., evitan el desprendimiento de rocas sobre las vías de comunicación y también se utiliza como sistema de estabilización activa de taludes, mediante refuerzo con anclajes, bulones y cables de acero.

  1. Drenajes en taludes:

El agua subterránea es uno de los factores más determinantes en la estabilidad de los taludes, ya que contribuye a crear inestabilidades.

Para la eliminación o extracción del agua del interior de los taludes se usan diferentes técnicas, algunas inciden directamente sobre este problema y otras ayudan a minimizar los efectos negativos del agua dentro del talud.

Dentro de estas técnicas está el drenaje de los taludes. Estas técnicas principalmente son:

  • Pinchado o drenaje del talud.
  • Contrafuertes de drenaje.
  • Interceptación del agua superficial para que no invada al talud.
  • Instalación de canales o cunetas de guarda en la parte superior del talud.

Para evitar los problemas que pudiera producir el agua infiltrada, se necesita en muchos casos adoptar sistemas de drenaje profundo que se encarguen de recoger la mayor cantidad posible de agua que no escurre superficialmente. El método consiste e pinchar el talud con una tubería porosa que puede ser de distintos materiales: fibrocemento poroso, de plástico con taladros, etc.

Los drenes horizontales o californianos consisten en la realización de perforaciones y posterior guiado, mediante un tubo drenante de diferentes materiales.

  1. Hidrosiembra y mantas orgánicas:

La hidrosiembra forma parte de las técnicas de restauración vegetal y tiene por objetivo repoblar con especies herbáceas, arbustivas y arbóreas, sectores desprovistos de vegetación, intervenidos y vulnerados por obras civiles o erosionados.

La hidrosiembra es una técnica de siembra que surge en 1953 en Estados Unidos, consiste en proyectar a presión sobre la superficie del terreno una mezcla de agua, semillas y aditivos, estabilizadores y fijadores.

Se aplica a superficies de gran pendiente, taludes, laderas, terrenos poco consolidados y espacios inaccesibles a la maquinaria convencional.

En la elección de los tipos de semillas y la mezcla a utilizar, se han de tener en cuenta las características de la zona, naturaleza del suelo, orientación, clima, vegetación autóctona y otros factores. La hidrosiembra es un eficaz sistema para impedir la erosión de taludes y terrenos, así como un elemento de disminución del impacto ambiental de las nuevas infraestructuras.